Blog

Tipos de sensores IoT y áreas de negocio

Publicado en 7 marzo, 2019

Envira,

El potencial que muestran los distintos tipos de sensores IoT (Internet of Things o Internet de las Cosas) para “reinventar” y mejorar la forma en la que los seres humanos desarrollan su trabajo y su propia vida es casi infinita.

Pero antes de describir en qué actividades resultan indicados estos dispositivos, conviene recordar qué es el IoT. Lo cierto es no existe una definición consensuada, pero quizás una de las más completas es la recogida por Vermesan et al. en 2009:

«El Internet de las Cosas (IoT) es […] una infraestructura de red global dinámica con capacidad de configuración basada en protocolos de comunicación estándar e interoperables en los que las «cosas» físicas y virtuales tienen identidades, atributos físicos y personalidades virtuales, utilizan interfaces inteligentes y están integradas perfectamente en la red de información.»

¿Su objetivo principal? Monitorizar en tiempo real diferentes variables para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y la producción agrícola e industrial.

¿En qué ámbitos puede mostrar el IoT su potencial?

Cada vez surgen más aplicaciones para estos dispositivos. De hecho y tal y como se apuntó en el artículo sobre funciones de los sensores IoT, parte de los sistemas de monitorización ni tan siquiera se han inventado todavía.

No obstante y sin cerrar la puerta a esos posibles desarrollos futuros, hay una serie de sectores en los que, a día de hoy, el uso del internet de las cosas se ha convertido en una práctica habitual que cada vez proporciona mayores beneficios. Algunos de estos sectores aparecen recogidos en la siguiente imagen.

¿En qué ámbitos puede mostrar el IoT su potencial?

Fuente: Vermesan et al., 2014

Agricultura inteligente, mayor eficiencia con menor esfuerzo

En la actualidad, el IoT aplicado en el sector primario tiene dos cometidos principales:

  • En el subsector agrícola, asegurar la máxima eficiencia en el uso de recursos naturales como el agua a través, por ejemplo, de sensores de humedad y equipos como Nanoenvi WATER.
  • En el subsector ganadero, mejorar el bienestar de los animales sin reducir la productividad a través de dispositivos de medición. El objetivo es lograr que las condiciones ambientales interiores sean las más propicias, como es el caso de las explotaciones avícolas. Pero también las exteriores, ya que este tipo de instalaciones son un importante foco de generación de gases de efecto invernadero como el metano y otros contaminantes que contribuyen a la eutrofización y acidificación de los ecosistemas (Alberdi, Arriaga, Calvet & Merino, 2016), además de ser una posible fuente de quejas para los habitantes de las inmediaciones por el olor que emiten(2).

Territorios y ciudades inteligentes, mejorando la calidad de vida a través de la tecnología

La ciudad inteligente o smart city se puede definir como la ciudad que usa las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para mejorar la toma de decisiones, la eficiencia operativa, los servicios urbanos y la competitividad mientras tratan de satisfacer las necesidades actuales y futuras, manteniendo el equilibrio entre economía, aspectos sociales y protección ambiental(3).

Pero lo cierto es que las ciudades no pueden prosperar de forma aislada, así que este concepto de “inteligencia” se está extendiendo poco a poco hacia los territorios adyacentes de donde las zonas urbanas obtienen parte de sus recursos.

¿Y cómo pueden los sensores IoT contribuir a la mejora de la calidad de vida en estos espacios? Un ejemplo claro sería la monitorización de la calidad del aire, permitiendo la ampliación de las actuales redes de control de calidad del aire con un coste más reducido(4). Las mediciones indicativas obtenidas por estos dispositivos servirían para alimentar modelos de predicción de contaminación del aire o actuar de forma rápida ante emergencias, pudiendo activar los correspondientes protocolos de actuación.

Industria 4.0, producción más veloz con mayor precisión

Monitorizar de forma constante el óptimo rendimiento de un proceso industrial resulta clave para evitar paradas no programadas o retrasos en la producción.

Esta eficiencia se puede alcanzar, por ejemplo, embebiendo en la maquinaria sensores que miden las vibraciones, la temperatura o el ruido y que transmiten estas variables hasta las personas responsables de supervisar el proceso. El fin de estos dispositivos no es otro que detectar variaciones en los patrones de funcionamiento que pueden ser señal de desgaste o avería. Los datos que se obtienen sirven, asimismo para establecer planes de mantenimiento predictivo, que reduce los costes y mejora el mantenimiento rutinario.

Otro de los beneficios que se pueden obtener con la aplicación de diferentes tipos de sensores es una reducción del consumo eléctrico. Por ejemplo, la instalación de sensores de presencia puede contribuir a detectar qué estancias están vacías y desconectar la luz o los sistemas de calefacción y aire acondicionado.

Estancias interiores inteligentes, velando por la salud de las personas más sensibles

Las personas pasan gran parte de su tiempo en estancias interiores (hogares, escuelas, oficinas, hospitales, etc.) en las que las condiciones de aire, muchas veces, dejan bastante que desear o, simplemente, se desconocen. En estas atmósferas se acumulan todo tipo de agentes contaminantes (monóxido de carbono, partículas en suspensión, compuestos orgánicos volátiles, etc.) que, en función del tiempo de exposición, la concentración o las condiciones de salud, pueden dar lugar a problemas sanitarios o agravar los ya existentes, como ocurre con el asma.

De esta forma, acciones como medir la calidad del aire interior en estos recintos es clave para alcanzar un ambiente saludable y sin riesgos.

Pero los sensores disponibles en el mercado también permiten hacer un uso más eficiente de suministros tales como la energía o el agua, poniendo al alcance de la mano de los usuarios dispositivos que les permiten ahorrar dinero y conservar el medioambiente.

Administraciones públicas, mejorando el servicio que se presta a los ciudadanos

¿Qué beneficios pueden obtener las administraciones públicas de los dispositivos IoT? Además de la ya mencionada posibilidad de ampliar la red de medición de calidad del aire, tanto a través de sensores localizados en un punto fijo como instalados sobre vehículos en movimiento (flotas de autobuses urbanos, vehículos municipales, etc.), la administración puede usar sensores para:

  • supervisar los niveles de crecida en ríos, pudiendo alertar a la población para minimizar las consecuencias de las inundaciones
  • monitorizar los niveles de ruido que causan las zonas de ocio de las ciudades o las áreas industriales
  • medir la calidad del agua, asegurando que las condiciones fisicoquímicas de este recurso sean las adecuadas
  • monitorizar la calidad del aire interior en edificios públicos tales como bibliotecas, centros cívicos o centros deportivos en los que se produce gran concentración de gente.

Industria medioambiental, evitando que las instalaciones industriales generen molestias

Las industrias, en el ejercicio de su actividad, deben cumplir diversas regulaciones de índole ambiental, debiendo ajustar, por ejemplo, sus emisiones atmosféricas o los efluentes líquidos a una serie de parámetros legales.

Las soluciones que ofrece ENVIRA y que permiten la configuración de diversos tipos de sensores IoT para la medición de variables como las citadas, aseguran a las empresas el cumplimiento de estas normativas, evitando de esta forma sanciones económicas, quejas por parte de la ciudadanía y crisis de reputación e imagen.

Referencias

  • Alberdi, O., Arriaga, H., Calvet, S., & Merino, P. (2016). Ammonia and greenhouse gas emissions from an enriched cage laying hen facility. Biosystems Engineering Volume 144, April 2016, Pages 1-12. doi: http://doi.org/f8jv5g

¿Quieres saber más sobre Envira IOT?

Contactanos