Blog

Tecnología IoT en la ganadería

Publicado en 28 enero, 2019

Entornos inteligentes,

Uno de los dilemas a los que el planeta debe hacer frente para asegurar su sostenibilidad futura es la modificación en el sistema de producción de alimentos, una tarea en la que tanto la agricultura de precisión,  como el uso de la tecnología en la ganadería, van a resultar claves al objeto de aumentar la producción de alimentos saludables con el mínimo impacto ambiental.

Ventajas de gestionar una explotación ganadera o avícola con internet de las cosas

La principal ventaja que tiene la aplicación del internet de las cosas en la ganadería es la mejora en el control y gestión de los animales y su producción. Y aunque muchos de los artículos publicados que abordan el uso de estas tecnologías se centran en el ganado vacuno (el “internet de las vacas”), otras industrias, como la avicultura o porcicultura, también pueden verse beneficiadas.

Así, a efectos del presente texto y con el objetivo de facilitar la comprensión de las distintas utilidades que tiene la tecnología en la ganadería, se ha decidido agrupar las diferentes soluciones atendiendo al beneficio que persiguen.

Control de las condiciones ambientales y físicas de los animales

El consumo medio de carne por persona casi se ha duplicado en los últimos 50 años, pasando de comer unos 23 kg en 1961 a 43 kg en 2014 y las previsiones apuntan, además, al alza de esta tendencia, especialmente en los países con ingresos medios y bajos (FAO, 2011).

Desde un punto de vista ambiental, estas cifras amenazan aún más el frágil equilibrio del planeta (la producción de carne supone el 15% de todas las emisiones de origen antropogénico), por lo que es previsible que el llamamiento que se está haciendo desde la comunidad científica internacional para cambiar la dieta actual por otra más saludable y sostenible acabe surtiendo efecto (de hecho, algunos gobiernos están discutiendo crear impuestos para gravar el consumo de carne).

Lejos de ser algo pasajero, estas modificaciones en los hábitos de consumo definirán en gran medida el futuro de la ganadería. No obstante, esta coyuntura también puede leerse como una oportunidad para las tecnologías IoT. No en vano, mejorar las condiciones de vida de los animales controlando su condición física o las variables ambientales de las granjas de cría se traduce en un producto de mejor calidad y mayor valor nutricional.

Dispositivos de internet de las cosas

Los dispositivos de internet de las cosas pueden ayudar a controlar la salud de los animales, monitorizando sus constantes vitales, los kilómetros que recorren, un parto inminente o incluso el momento idóneo para su apareamiento. Así, un sensor que no registra movimiento alguno durante largo tiempo puede indicar que el animal está enfermo o ha sufrido un accidente.

En las granjas avícolas, por ejemplo, dispositivos como Nanoenvi FARM controlan las condiciones ambientales (temperatura, humedad, ruido, concentración de gases, etc.) de los recintos en los que se crían las aves. Otros sistemas, en cambio, están diseñados para controlar el nivel del agua o la cantidad de comida de la que disponen los animales, automatizando las labores de reposición.

El transporte también es una tarea que representa un gran riesgo para el bienestar de los animales, debiendo poner especial atención a variables tales como la temperatura o las condiciones meteorológicas. Son condicionantes que, al igual que los recintos de cría, pueden monitorizarse a través de dispositivos IoT.

Reagrupamiento de rebaños

Otro uso del IoT en la ganadería es la geolocalización del ganado en tiempo real a través de sensores GPS instalados en collares u otros dispositivos. Es un aprovechamiento muy útil dentro de la ganadería extensiva desarrollada en grandes superficies de terreno en las que los animales se mueven con libertad.

En Finlandia, por ejemplo, se han llevado a cabo proyectos piloto con este tipo de tecnologías para controlar los rebaños de renos (ubicación y también condiciones vitales), animales que pueden llegar a recorrer hasta 40 kilómetros al día y que en ocasiones se ven involucrados en accidentes de tráfico o son atacados por depredadores. La experiencia supuso un sustancial ahorro del tiempo que los pastores dedicaban a buscar a los rebaños, ahorrando de esta forma en combustible y trabajo.

Manejo de productos cárnicos y lácteos

El internet de las cosas también está demostrando su utilidad en la monitorización de la cadena de frío, cuyo mantenimiento resulta fundamental a lo largo de todo el canal de suministro.

La leche, por ejemplo, es un alimento frágil, por lo que mantener su calidad y sus propiedades nutricionales intactas desde la fase de ordeño hasta que llega al consumidor es primordial. Así, el mercado cada vez ofrece más soluciones para monitorizar todas las actividades relacionadas con este aprovechamiento, controlando variables como la temperatura en los tanques de almacenaje, volumen almacenado o incluso propiedades químicas de la leche tales como el contenido en proteínas, lactosa o grasa, utilizando sensores ópticos, conductivos, de flujo o térmicos instalados en la máquina de ordeño.

En resumen y tal y como Aidan Connolly, CIO de Alltech, sugiere en un artículo publicado en The Poultry Site, la tecnología en la ganadería, en especial en la industria avícola (aunque algunas de las ventajas también son extensibles a otras explotaciones) podría permitir:

  • Desde el punto de vista de la producción, conocer de forma más precisa los pesos corporales individuales en tiempo real y el consumo de alimento y agua.
  • Desde el punto de vista de la cría y el bienestar del animal, disponer de información sobre los niveles de estrés en el ave y su grado de confort a través de la evaluación de la temperatura corporal y los factores de calidad del aire, tales como el dióxido de carbono y el amoníaco.
  • Desde el punto de vista del manejo de la enfermedad, la capacidad de detectar la enfermedad o encontrar aves mórbidas antes de que toda la pollada se vea afectada.
  • Desde el punto de vista de la inocuidad de los alimentos, mejorar la detección de Salmonella, Campylobacter y coli.
  • Desde el punto de vista de la elaboración de alimentos, aumentar del rendimiento.

Referencias

  • P. Robinson & F. Pozzi (2011) Mapping supply and demand for animal-source foods to 2030. Animal Production and Health Working Paper. No. 2. Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO) http://www.fao.org/docrep/014/i2425e/i2425e00.html

¿Quieres saber más sobre Envira IOT?

Contactanos