Blog

¿Qué es el síndrome del edificio enfermo?

Publicado en 11 marzo, 2020

Entornos inteligentes, IoT connectivity,

El término conocido como «síndrome del edificio enfermo» es el nombre que se utiliza para describir una situación en la que los usuarios de un edificio experimentan síntomas de falta de salud y confort, como consecuencia de haber pasado demasiado tiempo en un espacio interior.

Antecedentes del síndrome del edificio enfermo.

El término del síndrome del edificio enfermo se viene utilizando desde la crisis del petróleo en los años 70. Los constructores y propietarios de edificios llevaron a cabo medidas para reducir el consumo de energía en edificios de oficinas con la utilización de materiales aislantes. Además, en esa época era común el uso de poca iluminación y productos químicos en alfombras y paredes. Si a esto le añades el uso de equipos como copiadoras y ordenadores, y otros factores ambientales como moho y humedad, el resultado es una tasa baja de ventilación y una mala calidad del aire interior.

Síntomas del síndrome del edificio enfermo

Los síntomas del síndrome del edificio enfermo más más conocidos son:

  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Rinitis
  • Dificultades respiratorias
  • Náuseas
  • Irritación de la piel
  • Fatiga mental
  • Dificultades para concentrarse
  • Irritación de los ojos, nariz y garganta.
  • Sensación de opresión en el pecho
  • Fatiga
  • Fiebre

El síndrome del edificio enfermo puede afectar a las personas de manera diferente. La cuestión es que, si sientes estos síntomas, puede asociarlos por error a un cuadro de resfriado o gripe. Además, en caso de tener una enfermedad respiratoria como asma o alergias, los síntomas pueden agravarse.

¿Qué causa el síndrome del edificio enfermo?

La combinación de los siguientes factores puede contribuir al síndrome del edificio enfermo:

Ventilación deficiente

Es conveniente evitar ratios de ventilación deficientes si deseas mantener la comodidad y la salud de los usuarios del edificio.

Compuestos orgánicos volátiles (VOCS)

Las fuentes de compuestos orgánicos volátiles pueden ser materiales de construcción y mobiliario, máquinas fotocopiadoras, pesticidas, productos de limpieza, aerosoles, material de oficina, limpiadores y desinfectantes, y pinturas y solventes.

Contaminantes biológicos

Los contaminantes biológicos incluyen virus, bacterias, moho y polen originado de plantas. Si se controla el nivel de humedad relativa en un edificio, se puede minimizar la expansión de algunas fuentes de contaminantes biológicos.

Monóxido de carbono

Los gases procedentes de vehículos, las estufas de gas, los generadores y los equipos de ventilación y aire acondicionado que tienen falta de mantenimiento son las fuentes de CO más comunes en interiores. Incluso a bajas concentraciones, el CO puede causar fatiga en personas con buena salud y dolor en el pecho en personas con enfermedades cardíacas.

Partículas PM

Las partículas PM10 y PM2.5 son inhalables y en algunos casos pueden causar dañar los pulmones y el corazón. La mayoría de las partículas que se encuentran en el interior provienen de partículas que migran del exterior. Evitar esto depende de varios factores como los sistemas de filtración, las tasas de ventilación o la actividad principal de los usuarios del edificio.

Dióxido de carbono

El dióxido de carbono puede provocar numerosos efectos sobre la salud. Se trata de un gas incoloro e inodoro. Los propios ocupantes de los edificios son la principal fuente de dióxido de carbono debido al CO2 exhalado durante el proceso de la respiración.

Formas de prevenir el síndrome del edificio enfermo

Instalación de un dispositivo IoT para monitorizar la calidad del aire interior

Los dispositivos IoT permiten monitorizar en tiempo real las condiciones ambientales en los edificios. Nanoenvi IAQ es un dispositivo que mide los parámetros CO, CO2, VOCS, PM2.5, PM10 y las variables ambientales de temperatura, presión y humedad. Además, Nanoenvi IAQ puede enseñar a los usuarios de los edificios cómo adoptar nuevos hábitos para crear una calidad de aire interior más saludable en los espacios de trabajo.

Mejor mantenimiento del sistema de climatización.

El mantenimiento del sistema de ventilación puede mejorar la calidad del aire interior. Los sistemas de climatización necesitan un mantenimiento regular, incluido el cambio de filtros. ¿Sabes que los filtros tienen una clasificación MERV que indica el tamaño de las partículas que pueden atrapar?

Abrir ventanas para mejorar los ratios de ventilación

Proporcionar a los usuarios de un edificio ventilación natural y un mayor flujo de aire fresco tiene efectos positivos sobre la salud de los trabajadores, aumentando su confort y productividad.

En definitiva, la calidad del aire interior tiene un gran efecto en la salud, la comodidad y la productividad de los usuarios de cualquier edificio. Recuerda que hoy en día existen soluciones innovadoras como Nanoenvi IAQ que contribuye a prevenir el síndrome del edificio enfermo en los espacios de trabajo con la monitorización de la calidad del aire interior.

¿Qué es el síndrome del edificio enfermo?

¿Quieres saber más sobre Envira IOT?

Contactanos