Actualidad

Monitorización de las condiciones ambientales que minimizan el riesgo de contagio por COVID-19

Publicado en 25 marzo, 2021

Conectividad IOT, Entornos inteligentes,

Numerosos estudios han constatado que existe una estrecha relación entre calidad del aire y coronavirus. Conocer los datos de la calidad del aire en interiores contribuye a crear un entorno más seguro y a desactivar la presencia del virus en interiores. Pero ¿en qué ámbitos es necesario monitorizar las condiciones ambientales para minimizar el riesgo de contagio por COVID-19? ¿Cómo se consigue? 

El mundo ha cambiado para siempre: ¿por qué importa la calidad del aire interior? 

La pandemia por la COVID-19 ha cambiado el mundo para siempre. Ahora las personas pasan más tiempo en interiores, por lo que la calidad del aire interior ha pasado a ser motivo de preocupación entre la población.  

Una de las mejores soluciones para prevenir el riesgo de contagio por coronavirus es la monitorización de parámetros de calidad del aire interior como:   

  • Dióxido de carbono (CO2) 
  • Monóxido de carbono (CO) 
  • Partículas PM 2.5 y PM 10 
  • Compuestos orgánicos volátiles (VOC) 
  • Humedad relativa 
  • Presión atmosférica 
  • Temperatura  
  • Ruido 

Los ámbitos estratégicos donde se puede monitorizar la calidad del aire interior para desactivar la presencia del virus pueden ser:  

  • Escuelas 
  • Hospitales 
  • Centros comerciales 
  • Oficinas y centros de trabajo 
  • Restaurantes 
  • Hoteles 
  • Locales comerciales 
  • Centros de belleza 
  • Cines y teatros 
  • Gimnasios 

1. Distancia social – Monitorización de dióxido de carbono (CO2)

La concentración de CO2 está directamente relacionada con el índice de ventilación del ambiente interior.  

Durante el proceso de respiración humana, en la inhalación y exhalación, se libera el CO2 (Dióxido de Carbono) y el aire en un lugar cerrado, empieza a contaminarse.  

Por eso, siempre que no haya instalados aparatos de combustión, el CO2 se considera como indicador de calidad del aire y la distancia social, ya que la principal fuente de emisión en interiores son las propias personas. 

Promover la monitorización de la calidad del aire interior en espacios de ocio y de trabajo contribuirá a mejorar la corresponsabilidad y la participación ciudadana en el control de la pandemia.  

En España el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (R.I.T.E.) establece distintas categorías en la calidad de aire interior (IDA) exigibles a los edificios en función del uso que se haga de ellos:  

  • IDA 1: es la categoría de calidad óptima del aire. Se exige en edificios de uso muy sensibles, tales como, hospitales, clínicas, laboratorios y guarderías. 
  • IDA 2: significa una calidad de aire buena. Se suele exigir esta calidad de aire para oficinas, salas comunes de hoteles y similares, residencias de ancianos y estudiantes, salas de lectura, bibliotecas, museos, salas de tribunales, colegios y aulas de enseñanzas, piscinas cubiertas. 
  • IDA 3: o calidad de aire media. Tipo de aire válido para el grueso de edificios, tales como, edificios comerciales, cines, teatros, salones de actos y representaciones, habitaciones de hoteles, hostales y pensiones, restaurantes, cafeterías, bares, salas de fiestas, gimnasios, establecimientos deportivos (salvo piscinas), salas para uso de ordenadores. 
  • IDA 4: corresponde a un tipo de aire de calidad baja. Para el resto de los edificios no mencionados anteriormente. 

El «Método directo de concentración de CO2» es aplicable en especial en locales con elevada actividad metabólica (salas de fiesta, gimnasios y pabellones deportivos, etc.). Este método se basa en limitar la concentración de CO2 en el aire interior, en función de la categoría de aire exigida, mediante la impulsión de aire limpio procedente del exterior. Los valores límites de concentración de CO2 se indican en la siguiente tabla del RITE: 

 

Tabla 6 RITE. Concentración de CO2 máxima admisible en los locales  

2. Nivel de actividad- Monitorización del ruido

En este contexto de pandemia por la COVID-19, la monitorización del ruido en tiempo real permite a los gestores y a los usuarios de edificios conocer el nivel de actividad. Una vez los organismos han aceptado los aerosoles como vía de contagio, los gobiernos han comenzado a actualizar protocolos de prevención añadiendo medidas complementarias, como la reducción de ruidos en espacios cerrados.   

Elevar el tono de voz y hablar por encima del ruido ambiente, convierte a las personas en propagadores peligrosos del coronavirus. Por ejemplo, desde el CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) han manifestado que medidas como la monitorización del ruido, puede contribuir a minimizar el riesgo de contagio por COVID-19.  

José Luis Jiménez, químico de la Universidad de Colorado en Boulder declaraba a El Confidencial que “Al respirar, estás emitiendo partículas de tu saliva o del fluido respiratorio, de la tráquea y de los pulmones. Si hablas, emites 10 veces más. Si gritas o cantas, 50 veces más, con lo cual, si estás infectado, estas partículas llevan el virus y, al no ser muy pesadas, se quedan flotando igual que el humo, que también es un aerosol”.  

Estas cifras proceden de estudios anteriores sobre el comportamiento general de los aerosoles y también de experimentos más actuales y específicos sobre el SARS-CoV-2.  

El confort acústico en el interior de los edificios es un aspecto diferenciador cada vez más valorado por los usuarios. De hecho, el ruido se ha convertido en un agente contaminante sobre el que la población ha experimentado una mayor concienciación en aras de conseguir un mejor confort y calidad de vida. 

En los últimos años el ruido se ha convertido en uno de los agentes contaminantes sobre el que la sociedad ha experimentado una mayor concienciación en aras de alcanzar una mejor calidad de vida de los ciudadanos 

De esta forma, se pueden adoptar a tiempo medidas preventivas y/o correctoras encaminadas a garantizar la calidad acústica del ambiente y el bienestar de sus usuarios. 

3. Propagación del virus en el polvo – Monitorización de partículas PM

Hasta ahora se habían publicado estudios sobre la transmisión de los virus en el aire a través de aerosoles, las gotas que una persona exhala al estornudar, toser o hablar. El descubrimiento sobre la transmisión de los virus a través del polvo es tan reciente que abre un nuevo horizonte en la investigación de las formas de contagio.   

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de California en Davis y la Escuela de Medicina Icahn del hospital Mount Sinai, y publicado en Nature Communications, muestra que el virus de la influenza (de la gripe) puede propagarse a través del aire en el polvo, fibras y otras partículas microscópicas. 

Según esta publicación, las partículas de los virus son las que en realidad se adhieren al polvo, fibras u otros materiales. Se trata de un hallazgo que, teniendo en cuenta el contexto actual de pandemia por la COVID-19, cobra aún más importancia, al conocer más en detalle como este y otros virus que existen, como el de la gripe, se contagian.   

4. Predicción de patrones de limpieza- Monitorización de VOCs 

La situación actual por la COVID-19 ha generado unas necesidades de desinfección superiores a las habituales en diferentes sectores y actividades económicas. Las empresas de servicios de limpieza que hasta ahora han venido utilizando puntualmente algún desinfectante, como puede ser la lejía, han pasado a llevar a cabo una actividad más intensa y algunas requieren el uso de una gama más amplia de productos desinfectantes encuadrados de forma genérica como de uso profesional.  

El uso de estos productos elaborados con componentes químicos puede afectar significativamente la calidad del aire interior y la salud humana. Por eso, en este contexto de pandemia por COVID-19 es importante monitorizar los compuestos orgánicos volátiles (VOCS).  

5. Presencia y activación del virus – Monitorización de temperatura, humedad y presión atmosférica

A una humedad ambiental relativa de 7 a 23%, la infectividad de los gérmenes después de 60 minutos es del 77%. 

 

A una humedad ambiental relativa del 43%, la infectividad de los gérmenes después de 60 minutos es del 15%.   

Monitorización de las condiciones ambientales con Nanoenvi IAQ 

Cuando se trata de lidiar con virus, como el Sars-COV2, cuanto menor sea el riesgo, mejor. Para ello es recomendable instalar un dispositivo como Nanoenvi IAQdesarrollado por ENVIRA IoT, que monitoriza parámetros como CO, CO2, VOCS, PM2.5 y PM10, así como variables ambientales como temperatura, presión y humedad. Este equipo calcula un índice de la calidad de aire ambiental que mide el nivel de salud y bienestar en espacios interiores. Los propietarios de edificios y los usuarios pueden puede conocer la calidad del aire que respiran a simple ya que el dispositivo muestra de manera visual la calidad del aire a través de un código de colores 

Monitorización de las condiciones ambientales que minimizan el riesgo de contagio por COVID-19

¿Quieres saber más sobre Envira IOT?

Contactanos