Blog

Medir la humedad en casa: conoce si tu hogar está afectado

Publicado en 20 abril, 2019

Envira,

La temperatura y la humedad son dos variables que inciden de forma directa en la sensación de confort que experimenta una persona, por lo que monitorizar cuántos grados hay y medir la humedad en casa son dos tareas recomendables.

El objetivo no es solo crear un ambiente acogedor para sus ocupantes. Una pared o un suelo ennegrecido por el moho puede ser la antesala para el desarrollo o agravamiento de numerosos problemas de salud.

Medir humedad en casa: mejor prevenir antes que curar

La aparición de manchas oscuras en una pared o techo o el desprendimiento o desconchado del yeso o la pintura pueden ser señales de un problema de humedad de difícil solución.

Aunque este inconveniente puede estar relacionado con fugas accidentales en conducciones de agua, por ejemplo, que conviene solucionar a la mayor brevedad posible, en otras ocasiones tiene su origen en una situación continuada de humedad ambiental elevada y ventilación deficiente que propicia que los materiales constructivos terminen absorbiendo ese exceso de vapor de agua (Mendell, Macher & Kumagai, 2018). Mantener el grado de humedad dentro de un rango óptimo que se establece entre el 40 y el 60 %(1,2) es, por tanto, sinónimo de un ambiente confortable.

La monitorización de esta variable se puede llevar a cabo con dispositivos de internet de las cosas (IoT) como Nanoenvi IAQ de ENVIRA, un sistema de sensores que pueden ser configurados para medir de forma continua el porcentaje de humedad relativa existente en una estancia.

¿Qué problemas de salud puede originar un grado de humedad inadecuado ?

Un porcentaje de humedad fuera del rango señalado anteriormente puede generar o exacerbar diversos problemas de salud.

El exceso de humedad, por ejemplo, como señala el IOM (2004), no es por sí mismo causa de enfermedad, pero es un factor determinante que favorece el crecimiento microbiano como consecuencia de la aparición de moho, la presencia de ácaros o cucarachas o el incremento en las emisiones de compuestos orgánicos volátiles procedentes de materiales de construcción y muebles.

Asimismo, diversos estudios (Koskinen, Husman, Meklin & Nevalainen, 1999; Zhang et al., 2018; Quansah, Jaakkola, Hugg, Heikkinen & Jaakkola, 2012) han demostrado que un exceso de humedad puede dar lugar o agravar patologías tales como:

➢ Alergias
➢ Asma
➢ Rinitis
➢ Sinusitis
➢ Dolor de garganta
➢ Episodios de resfriado común más frecuentes
➢ Dificultades de concentración

Existen, de igual forma, artículos que apuntan a una posible relación entre el Stachybotrys chartarum, también conocido como Stachybotrys atra, un tipo de moho que libera micotoxinas tóxicas, con la hemorragia pulmonar idiopática aguda en población infantil, aunque como señalan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU.(3) y la American Academy of Allergy, Asthma & Immunology(4), no está probado de forma fehaciente.

Un grado de humedad demasiado bajo también tiene incidencia sobre la salud humana. Noti et al. (2013) comprobaron que el virus de la gripe mantiene su máxima infectividad con porcentajes de humedad relativa baja, atenuándose a medida que aumenta la humedad. De ahí que aconsejen una humedad relativa superior al 40 % para reducir significativamente la capacidad de este virus.

Asimismo, diversos estudios basados en cuestionarios llevados a cabo en oficinas o colegios han mostrado asociaciones entre valores de humedad relativa bajos (5-30 %) e irritaciones oculares y de las vías respiratorias superiores y problemas dermatológicos, además de generar una sensación de “ambiente cargado” que generaba falta de confort (Wolkoff, 2018).

Humedad relativa y eficiencia energética

Procurar un grado de humedad relativa adecuado no es solo una cuestión de salud. También afecta de forma directa a la economía doméstica. Calentar una casa con problemas de humedad requiere de mayor cantidad de energía, ya que la capacidad conductiva del agua hace que el calor se disperse con más facilidad, haciendo, por tanto, más difícil atemperar una estancia.

La monitorización de la humedad relativa en el interior de un hogar es, en definitiva, un procedimiento que no solo va a permitir crear una atmósfera confortable y agradable. Su medición de forma continua también contribuirá a mejorar la salud de sus habitantes o mascotas, haciendo de igual forma que se reduzca el gasto energético.

Referencias:

– (1) España. Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios. Boletín Oficial del Estado, 29 de agosto de 2007, núm. 207, pp. 35931 a 35984. https://www.boe.es/boe/dias/2007/08/29/pdfs/A35931-35984.pdf

– (2) American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers. (2016). Ventilation for acceptable indoor air quality (ANSI Approved): ASHRAE standard. Atlanta, GA: American Society of Heating, Refrigerating and Air-Conditioning Engineers.

– (3) CDC – Moho – Datos sobre el moho (hongos) y la humedad. (2018). https://www.cdc.gov/mold/es/dampness_facts.htm

– (4) Stachybotrys Chartarum | AAAAI. (2011). https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/conditions-dictionary/stachybotrys-chartarum

– Institute of Medicine (IOM) (2004) Damp indoor spaces and health. Washington, DC: National Academies Press. doi: http://doi.org/c38b

– Koskinen, O., Husman, T., Meklin, T., & Nevalainen, A. (1999). The relationship between moisture or mould observations in houses and the state of health of their occupants. European Respiratory Journal, 14(6), 1363-1367. https://erj.ersjournals.com/content/14/6/1363

– Mendell, M., Macher, J., & Kumagai, K. (2018). Measured moisture in buildings and adverse health effects: a review. Indoor Air, 28(4), 488-499. doi: http://doi.org/gdkq8q

– Noti, J., Blachere, F., McMillen, C., Lindsley, W., Kashon, M., Slaughter, D., & Beezhold, D. (2013). High humidity leads to loss of infectious influenza virus from simulated coughs. Plos ONE, 8(2), e57485. doi:http://doi.org/c38f

– Quansah, R., Jaakkola, M., Hugg, T., Heikkinen, S., & Jaakkola, J. (2012). Residential Dampness and Molds and the Risk of Developing Asthma: A Systematic Review and Meta-Analysis. Plos ONE, 7(11), e47526. doi:http://doi.org/c38c

– Wolkoff, P. (2018). Indoor air humidity, air quality, and health – An overview. International Journal Of Hygiene And Environmental Health, 221(3), 376-390. doi: http://doi.org/gdwq42

– Zhang, X., Norbäck, D., Fan, Q., Bai, X., Li, T., & Zhang, Y. et al. (2018). Dampness and mold in homes across China: associations with rhinitis, ocular, throat and dermal symptoms, headache and fatigue among adults. Indoor Air, 29(1), 30-42. doi: http://doi.org/c38d

Medir la humedad en casa: conoce si tu hogar está afectado

¿Quieres saber más sobre Envira IOT?

Contactanos