Blog

Medidas de ahorro energético en el hogar

Publicado en 19 febrero, 2019

Envira,

La energía es la capacidad que posee un cuerpo para llevar a cabo una acción o trabajo o producir un cambio o una transformación. Y, aunque es cierto que «la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma», el uso (o abuso) de la forma que adquiere esa energía define en gran medida el impacto que las actividades humanas ejercen sobre el planeta.

Por ello, analizaremos cómo hacer un uso más eficiente de esa energía mediante algunas de las medidas de ahorro energético en el hogar con algunos sencillos trucos fáciles de adoptar. Porque su puesta en práctica no solo beneficia al medioambiente, sino también a los bolsillos de los contribuyentes, reduciendo el precio de la factura energética.

11 medidas para ahorrar energía en el hogar

Aunque en el día a día la ciudadanía hace uso de numerosas tipologías de edificios (centros de trabajo, educativos, sanitarios, de ocio, etc.), cada uno con su respectivo gasto energético, el hogar particular es uno de los principales consumidores de energía, representando casi un 26% en el conjunto de Europa. ¿Cómo se puede rebajar este porcentaje?

Modificando el comportamiento diario

La eficacia de las medidas de eficiencia energética viene determinada por el conocimiento que tienen los usuarios acerca del impacto de su comportamiento y el grado de concienciación que muestran para corregir esos malos hábitos.

Por lo tanto, desenchufar los aparatos eléctricos que no se usan o asegurarse de apagar la luz cuando se abandona una habitación son medidas sencillas que repercuten en una reducción del gasto energético.

De igual forma, reducir un poco la calefacción en invierno (por cada grado de aumento en la temperatura, el consumo de energía se incrementa más o menos un 7 %) o el aire acondicionado en verano tiene también un efecto positivo.

El mercado cada vez ofrece más soluciones tecnológicas que permiten conocer con detalle cómo se gasta la energía en un hogar, con modelos capaces de mostrar un recibo estimado del consumo.

Sustituyendo las bombillas

Aunque la fabricación y venta de nuevas bombillas incandescentes y halógenas se prohibió en Europa en 2012 y 2018 respectivamente para favorecer el uso de bombillas LED, es fácil suponer que muchos hogares aún siguen empleando estos dispositivos de iluminación (de hecho, los comercios con unidades en stock aún pueden venderlas).

Las bombillas LED, por ejemplo, aunque son más caras, también tienen una vida útil más larga (hasta 25 000 horas) y un menor consumo (un ahorro del 90 %) que compensa su mayor precio.

Usando enchufes y regletas inteligentes

Según la Environmental Protection Agency (EPA) de EE.UU., en un hogar promedio, el 75 % de toda la electricidad utilizada por los aparatos electrónicos se consume mientras esos aparatos están apagados, pero siguen conectados a la red eléctrica.

El uso de enchufes y regletas inteligentes con capacidad para programarse pueden contribuir a reducir este consumo.

Instalando un termostato inteligente o programable

La calefacción representa el mayor gasto de energía en un hogar, con una media europea del 64,6 %.

medidas de ahorro energetico en el hogar

Fuente: Eurostat, 2016. © European Union, 1995 – today

La instalación de un termostato inteligente, que puede controlarse desde un smartphone, o con capacidad para ser programado permite disminuir el gasto durante la noche o cuando la vivienda está vacía. Las compañías fabricantes de este tipo de dispositivos aseguran que sus aparatos permiten ahorrar entre un 20-40 % en calefacción.

Adquiriendo electrodomésticos más eficientes

Los datos de Eurostat mencionados anteriormente señalan que los aparatos eléctricos y la iluminación representan casi el 14 % del consumo doméstico de energía.

Por lo tanto, guiarse por el etiquetado energético a la hora de decidir la compra de un nuevo electrodoméstico es una opción más que acertada, ya que los aparatos con calificación más alta usan un 10-50 % menos energía anual.

Reduciendo el consumo de agua caliente

El agua caliente es otro de los principales gastos energéticos en un hogar. La fórmula más eficaz de reducir este consumo de energía es reduciendo el gasto de agua caliente al mínimo, pero también se pueden adoptar otras soluciones tales como optar por una ducha en lugar de un baño o instalar alcachofas de ducha de bajo consumo y reguladores de temperatura.

Cambiando las ventanas

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), «entre el 25 % y el 30 % de las necesidades de calefacción son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas».

Una de las principales opciones para reducir esta pérdida es sustituir el acristalamiento sencillo por uno doble, medida que puede suponer un ahorro de hasta un 75 % en el consumo de calefacción, con opción a verse incrementado si los marcos están también fabricados para evitar las fugas de calor. Estas opciones se pueden combinar con la inyección de gas argón en la cámara de aire entre los dos vidrios o el uso de vidrios de baja emisividad si la vivienda se localiza en una zona muy fría o cálida.

Actualizando el sistema de climatización

Los sistemas de climatización aportan calor, ventilación y aire acondicionado desde un mismo aparato, pero deben ser escogidos y diseñados con cuidado para evitar un gasto energético exorbitante.

Este aspecto resulta fundamental teniendo en cuenta que, conforme a la Directiva 2010/31/UE (modificada por la Directiva 2018/844 de 30 de mayo de 2018) relativa a la eficiencia energética de los edificios, a partir de 2020 todos los edificios nuevos deberán tener un consumo energético casi nulo.

Uso de dispositivos IoT para las estrategias de ventilación

El uso de dispositivos para medir la calidad del aire interior, contribuye a una mejora en la estrategia de ventilación. ENVIRA IoT ha diseñado una solución que proporciona una mayor seguridad sobre la calidad del aire que se respira y ayuda a tomar de decisiones sobre la renovación del aire en espacios interiores como edificios públicos y privados.

Reduciendo las pérdidas de calor

Aunque en un epígrafe anterior se ha hecho referencia a las pérdidas de calor que se producen a través de las ventanas, otros elementos como las puertas o los conductos de ventilación también provocan que el calor se escape o penetre desde el exterior durante el verano.

Soluciones tales como el burlete o los productos sellantes puedan resultar de utilidad para bloquear o taponar este tipo de fugas.

Aislando la casa

El aislamiento de un hogar es una de las principales medidas de ahorro energético en el hogar que se pueden adoptar, especialmente cuando, como afirma el IDAE, «más de la mitad de los edificios están construidos sin la protección térmica adecuada», con el consiguiente despilfarro energético.

Esta operación, que se puede acometer en el marco de cualquier reparación periódica, consiste en lograr que los elementos en contacto con el exterior aumenten su resistencia al paso del calor mediante la incorporación de materiales aislantes en muros exteriores, cubiertas o suelos.

Un ejemplo de la significativa transformación que se logra con estas medidas de aislamiento es el proyecto de rehabilitación energética que se está llevando a cabo en el barrio de Coronación, en Vitoria-Gasteiz. La renovación de las fachadas y las cubiertas, en conjunto con el sistema de calefacción centralizado que se pretende instalar, permitirá un ahorro de en torno al 60 % a las comunidades de vecinos que se han acogido al plan.

La mejora energética de las viviendas es además una de las principales metas que se ha propuesto Europa, tal y como recoge la Directiva 2018/844.

En esta normativa, que los Estados miembro deben transponer antes de 20 meses, se marca como objetivo «la renovación a una tasa media anual del 3 %» para renovar «sus parques nacionales de edificios residenciales y no residenciales, tanto públicos como privados, transformándolos en parques inmobiliarios con alta eficiencia energética y descarbonizados antes de 2050».

Y es una directiva que, por cierto, pone un especial énfasis en el beneficio que supone la automatización de los edificios y el seguimiento electrónico de sus instalaciones técnicas.

¿Quieres saber más sobre Envira IOT?

Contactanos