Blog

Diferencias y similitudes: IIoT vs IoT

Publicado en 31 enero, 2019

Envira,

¿Cuáles son las diferencias entre IIoT e IoT? ¿En qué aspectos guardan similitudes? Posiblemente, la mejor forma de comenzar a desentrañar lo que une y distingue a ambas tecnologías sea echando mano de sus respectivas definiciones.

Tecnología IIoT e IoT

Aunque en el artículo sobre internet de las cosas industrial o IIoT ya se apuntaron algunas de sus principales características, resulta conveniente definir de forma más clara en qué consiste esta tecnología. Así, el IIoT es la tecnología IoT que se aplica en la industria o la agricultura, por citar dos ámbitos, con el objetivo de mejorar la conectividad y la eficiencia, incrementando las posibilidades de escalabilidad y ahorrando a la organización tiempo y costes. Un ejemplo podría ser el control de procesos en infraestructuras críticas necesarias para el funcionamiento de la sociedad (por ejemplo, la distribución de energía eléctrica).

El internet de las cosas o IoT, por contra, es la tecnología que permite transformar objetos cotidianos (relojes, juguetes, wearables, etc.) en dispositivos digitales mediante sensores y actuadores capaces de transferir datos e interrelacionarse sin intervención humana.

En el siguiente vídeo se puede ver cuál es la forma de funcionamiento que, en términos generales, subyace en todos los sistemas IoT e IIoT:

IIoT vs IoT: ¿en qué se asemejan?

Aunque en cierta forma el IIoT se puede considerar una escisión del IoT (de hecho, han evolucionado en paralelo y, de forma ocasional, intercambian esquemas operativos), realmente es más lo que separa a ambas tecnologías que lo que les une, como se verá más adelante.

Aparte de la similitud en el nombre, uno de los principales aspectos compartidos es que ambos desarrollos dependen de la nube y de un sistema interconectado.

También tienen en común muchos de los protocolos de comunicación y estándares universales que permiten a los dispositivos comunicarse entre sí. No en balde, la mayor parte de estas “normas de comportamiento” se construyen sobre filosofías open source que facilitan la interoperabilidad, de forma que se asegura la posibilidad de usar la información obtenida para la toma de decisiones independientemente de quién sea el fabricante del dispositivo.

Asimismo, y de forma ocasional, el IoT y el IIoT también pueden compartir tipos de sensores empleados y tratamiento analítico de los datos. Así, por ejemplo, un sensor para medir la humedad se puede usar tanto en un ámbito doméstico como industrial o agrícola, proporcionando para todos los ambientes una información similar que puede servir para generar patrones o realizar predicciones más o menos complejas.

¿Qué separa al IIoT del IoT?

Para remarcar las diferencias entre IIoT e IoT, este apartado se desglosará en diferentes epígrafes, partiendo del esquema planteado en el artículo IoT vs. Industrial IoT: 10 Differences That Matter y completándolo con contenido adicional.

Objetivo y ámbito de aplicación

La empresa RTI señaló esta diferencia de forma clara a través de la siguiente afirmación:

«El IoT y el IIOT tienen dos áreas de interés claramente separadas. El IoT Industrial conecta máquinas y sensores críticos en actividades de alto riesgo como la aeroespacial, la defensa, la salud y la energía. Estos son sistemas en los que los fallos a menudo resultan en situaciones que ponen en peligro la vida o generan otras situaciones de emergencia. Por otra parte, los sistemas IoT tienden a ser dispositivos a nivel del consumidor, como herramientas de fitness portátiles, termómetros inteligentes para el hogar y alimentadores automáticos de mascotas. Son importantes y convenientes, pero las averías no crean situaciones de emergencia de forma inmediata.»

Es decir, el objetivo principal del IoT denominado “de consumo” es ofrecer una mejor experiencia de usuario basada en la conectividad para asegurar su confort personal o controlar el consumo en los suministros domésticos (agua, energía, etc.).

El IIoT, en cambio, persigue la obtención de la máxima eficiencia en cualquier planta industrial o red a través de múltiples sensores que interaccionan de manera coordinada y automática. La información recopilada se sirve en un puesto de control o alimenta un dispositivo gemelo, también conocido como digital twin.

Seguridad

La seguridad de los dispositivos IoT es un tema que cada vez preocupa más. De hecho, constituye una de las principales barreras de entrada para una adopción aún más amplia de estas tecnologías. Sin embargo, resulta obvio que un fallo de seguridad en un sistema IIoT tiene consecuencias mucho más graves que en una aplicación IoT doméstica o de uso personal.

Por lo tanto, las medidas de seguridad adoptadas en uno y otro caso son totalmente diferentes, siendo mucho más robustas en el caso del internet de las cosas industrial (chipsets especiales, encriptación y autentificación, etc.).

Interopelabilidad

Uno de los principales retos a los que se enfrenta el IIoT es la necesidad de integrar sistemas heredados que funcionan bajo otros protocolos o tecnologías, ya que las empresas no pueden invertir en maquinaria al mismo ritmo que las novedades que salen al mercado.

El IIoT, a diferencia del IoT, debe mostrar, por tanto, un “paraguas” que soporte varios protocolos y conjunto de datos, siendo también precisa su integración con los sistemas de planificación de recursos empresariales o ERPs de las empresas.

Escalabilidad

La escalabilidad, aplicada a un ámbito tecnológico, hace referencia a la capacidad de un sistema de aumentar su capacidad de trabajo sin comprometer su funcionamiento y calidad.

Llevando esta definición al tema objeto del presente artículo, un desarrollo IIoT debe ser capaz, incluso en un futuro, se sumar nuevos componentes y dispositivos sin que se reduzca rendimiento general de los diferentes procesos, una cualidad que en un sistema IoT no resultan tan relevante.

Precisión, exactitud y fiabilidad

No cabe duda de que la precisión y la exactitud son dos parámetros claves de un sistema IIoT, más teniendo en cuenta los millones de datos que deben procesarse cada segundo. Así y tal y como asegura el artículo de IoT for All referenciado anteriormente, en un entorno IIoT «»lo suficientemente cerca» no es suficiente, y resulta en una pérdida de eficiencia, tiempo de inactividad e ingresos».

Además, es necesario contar con un alto grado de fiabilidad en relación con los dispositivos y la información que capturan, máxime considerando las condiciones ambientales (calor, frío, altas vibraciones, presión, etc.) en las que los sistemas IIoT desempeñan su labor.

Latencia y redundancia

Se entiende por latencia el tiempo que tarda un equipo o dispositivo en ejecutar una acción desde el momento en que se activa la orden para hacerlo. La redundancia, en cambio, hace referencia a componentes o sistemas replicados de la red que pueden ser utilizados en caso de caída del sistema con el fin de asegurar el suministro o servicio.

Ambos son conceptos fundamentales en un sistema IIoT en comparación con las prestaciones que en este sentido debe ofrecer un dispositivo IoT de consumo.

Como conclusión y por resumir las similitudes y diferencias IIoT vs IoT en una frase, decir que «todo el IIoT es IoT, pero no todo el IoT es IIoT».

Diferencias y similitudes: IIoT vs IoT

¿Quieres saber más sobre Envira IOT?

Contactanos