Blog

¿Qué es IIoT, el Internet Industrial de las Cosas?

Publicado en 29 enero, 2019

Envira,

IIoT es el acrónimo de Industrial Internet of Things, es decir, el uso de internet de las cosas con el objetivo de mejorar la eficiencia de los procesos industriales y de fabricación. Y, aunque es habitual usar IIoT e industria 4.0 como sinónimos, ambos conceptos presentan diferencias, como pone de manifiesto la siguiente imagen:

¿Qué es IIoT, el Internet Industrial de las Cosas?

¿Cuál es el origen del IIoT?

La filosofía que subyace tras el IIoT es que las máquinas conectadas son más eficientes que los seres humanos a la hora de capturar y comunicar datos en tiempo real de forma precisa y consistente. Esta información permite a las empresas:

Pero ¿cómo nació esta nueva forma de abordar la producción industrial? Las raíces del IIoT se remontan hasta la década de los 60 del pasado siglo, cuando surgieron los primeros esbozos de  controladores lógicos programables (PLC) y comunicación machine-to-machine (M2M).

El verdadero impulso llegó a finales de los años ochenta y principios de los noventa, con la aparición en escena de los protocolos HTTP (creado por Tim Berners-Lee, considerado a la sazón el padre de la World Wide Web) y TCP/IP, que permitía conectar los PLCs. A partir de ese momento, los avances se sucedieron a gran velocidad, surgiendo nuevos conceptos tales como Internet of things (1999) o tecnología en la nube (2002).

No obstante, no fue hasta 2012 cuando General Electric acuñó el término Industrial Internet, constituyendo en 2014 el Industrial Internet Consortium junto con Cisco, IBM, AT&T e Intel.

¿Cómo funciona el IIoT y qué pasos seguir para implantarlo?

Como se ha comentado con anterioridad, el internet de las cosas industrial es una red de dispositivos conectados que forman sistemas capaces de monitorear, recopilar, intercambiar y analizar datos, entregando información valiosa que permite a la industria tomar decisiones de negocio de manera más ágil.

La composición básica de un de un sistema IIoT sería, tal y como exponen en IoT Agenda, sería la siguiente:

  • Dispositivos inteligentes (sensores, actuadores, controladores, etc.) que, en una disposición esquemática, se situarían en la base y tendrían como misión la sensorización de diferentes parámetros, el almacenamiento de la información y su comunicación.
  • Puerta de enlace (gateway), que supondría un peldaño superior y haría posible la interconexión entre los sensores anteriores y los niveles de comunicación superiores a través de diferentes protocolos y arquitecturas. Estos dispositivos cada vez presentan mayor capacidad analítica, permitiendo llevar a cabo un primer filtrado de la información recibida. Esta operación acorta los tiempos de respuesta y reduce el volumen de datos final a analizar.
  • Plataforma IIoT/servidor local, que es la parte de software que conecta todo en un sistema IIoT y que muchas veces constituye el punto de acceso del usuario.
  • Infraestructura para el procesamiento de los datos (la nube), que sería la cúspide del esquema y la zona en la que se llevarían a cabo los análisis de datos más complejos.

Implantar un sistema IIoT en una industria supone, asimismo. una tarea compleja en la que conviene tener presentes varios aspectos tanto en la fase previa como durante la implantación y posterior funcionamiento. Michael McEnery define en el artículo 10 steps to IIoT success un decálogo en el que se destacan, por ejemplo, la necesidad de un fuerte compromiso previo antes de embarcarse en la transformación, la recomendación de empezar por funciones básicas o la conveniencia de depositar la confianza en proveedores de soluciones IIoT ya conocidos.

¿Qué beneficios aporta el IIoT?

Desde el punto de vista del volumen de negocio, las posibilidades que se estiman para el internet de las cosas industrial son enormes, tal y como recoge la web i-Scoop y muestra la imagen siguiente:

¿Qué beneficios aporta el IIoT?

Elaboración propia. Fuente consultada: i-Scoop

Pero ¿qué valor aporta a una empresa que decide su implantación? Algunos de los beneficios más relevantes son:

  • Mejora la eficiencia energética: el consumo de energía es uno de los principales gastos que debe afrontar una empresa, pero mediante dispositivos de medición que aportan información de forma continua y en tiempo real (smart metering), se puede determinar dónde se está desperdiciando energía y desarrollar las medidas preventivas y correctoras más apropiadas.
  • Posibilita la producción justo a tiempo (just in time): este sistema de organización de la producción reduce, entre otros aspectos, el tiempo de respuesta entre proveedores y clientes, ofreciendo de esta forma un mejor servicio. Las variables monitorizadas a través de dispositivos IIoT (rendimiento, tiempo de actividad, tasa de fallos, etc.) permiten obtener información sobre los plazos de entrega, la capacidad de fabricación, la disponibilidad de personal para recibir y cargar productos y actualizaciones sobre la disponibilidad de materiales con mayor exactitud. El control y gestión de inventarios sería un ejemplo claro de la utilidad de este tipo de producción.
  • Facilita el mantenimiento predictivo y preventivo de la maquinaria: este es quizás uno de los beneficios que mayor valor añadido aporta a una empresa. El análisis de los datos recopilados a través de los sensores permite predecir cuándo puede fallar una máquina, pudiendo crear planes de mantenimiento más efectivos que reduzcan los fallos inesperados prácticamente a cero.
  • Propicia la repetibilidad de los procesos de producción: la constante recopilación de datos y su análisis determina qué condiciones o circunstancias se tienen que dar para obtener un producto o servicio que supere sin problemas los posteriores controles de calidad. De hecho, las empresas que implementan sistemas IIoT y análisis de datos suelen obtener un retorno de la inversión más rápido a un coste menor.
  • Toma de decisiones más rápida e informada: la información generada por los diferentes dispositivos es más exacta, real y constante, capacitando a los responsables de las operaciones a tomar las medidas más adecuadas.
  • Mejora la seguridad industrial: un sistema IIoT habilita monitorizar indicadores clave relacionados con la salud y la seguridad, mejorando las condiciones de trabajo. Un ejemplo claro sería la monitorización de la contaminación del aire en el interior de un recinto industrial.

ENVIRA IoT ha desarrollado una solución para la monitorización de plantas industriales. El software diseñado se integra con sistemas SCADA y con plataformas IIoT industriales.

¿Qué es IIoT, el Internet Industrial de las Cosas?

¿Quieres saber más sobre Envira IOT?

Contactanos