Blog

¿Es buena la calidad del aire interior en edificios inteligentes?

Publicado en 22 marzo, 2019

Entornos inteligentes,

Los smart buildings son una pieza clave para la construcción de la smart city o ciudad inteligente. De hecho, se han convertido en el paradigma del uso eficiente de los recursos naturales, en especial, de la energía. Pero ¿se sabe cuál es la calidad aire interior en los edificios inteligentes? Conseguir un uso más eficiente de este insumo es una de las metas de sostenibilidad señaladas en rojo por la Unión Europea para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero(1).

Esta necesidad, además de otras como la obligación de asegurar el suministro o reducir la cantidad de energía que se importa de terceros países, motivó la aprobación de la Directiva 2010/31/UE de Edificios, revisada posteriormente por la Directiva (UE) 2018/844. Ambas directivas, tal y como especifica el Grupo de trabajo de E3CN (2018), marcan el camino para que a partir de 2020 los edificios de nueva construcción sean Edificios Energía Casi Nula (EECN) y en 2050 todos los edificios de la UE sean Edificios Baja Emisión de Carbono (EBEC).

Eficiencia energética y la calidad del aire interior en los edificios inteligentes

¿Cómo asegurar una alta calidad del aire interior con un caudal mínimo de ventilación en edificios casi herméticos que carecen de ventilación natural y dependen de sistemas de climatización con un gran consumo energético? Por de pronto, una de las medidas aconsejadas por los expertos reunidos en los talleres de trabajo organizados por la Air Infiltration and Ventilation Centre (AIVC) es la monitorización en tiempo real de la calidad del aire interior con soluciones como las diseñadas por ENVIRA.

Los 4 principales elementos que definen el confort interior de una estancia son:

  • temperatura,
  • velocidad del aire,
  • humedad,
  • y calidad del aire interior

Son parámetros básicos cuyo desequilibrio afecta a la productividad y bienestar de los ocupantes del edificio. Y aunque desde una perspectiva regulatoria, su supervisión no es necesaria, la afección sobre las personas es tal que según un estudio llevado a cabo en Lituania, la mejora de la calidad del aire interior podría incrementar la productividad en un 19 % (Asere & Blumberga, 2018).

En muchos edificios, estas variables se regulan mediante sistemas de ventilación, calefacción y aire acondicionado, también conocidos como sistemas HVAC, soluciones de climatización que según Cociorva e Iftene (2017), representan aproximadamente el 33% del gasto energético mundial.

La tecnología IoT podría ayudar a reducir este consumo energético. Así, por ejemplo, conocer en tiempo real cuántas personas hay en una zona a través de sensores de presencia, sensores térmicos o concentración de CO2 puede ayudar al ajuste dinámico de un sistema HVAC. De esta forma, se podría conseguir una buena calidad del aire interior y una sensación de confort óptima sin un consumo excesivo de energía. No obstante, los actuales sensores de ocupación aún precisan de un mayor desarrollo para satisfacer esta necesidad de forma precisa.

Recomendaciones para lograr una óptima calidad del aire interior en un smart building

La ausencia de estándares, métricas consistentes y consenso en relación a qué es una calidad del aire interior saludable, más allá de las recomendaciones de organismos como la OMS (2010), o la complejidad de la contaminación dificultan la monitorización de las variables relacionadas con la contaminación en interiores (Steinemann, Wargocki & Rismanchi, 2017).

No obstante, los expertos han identificado una serie de prioridades y recomendaciones que deben abordarse para garantizar que la atmósfera interior de estos edificios eficientes no genere ningún riesgo para la salud (Wargocki, 2015):

  • Analizar el impacto del comportamiento de los usuarios en el control de la calidad del aire interior.
  • Desarrollar, aplicar y armonizar métodos nuevos y avanzados de monitorización de la calidad del aire interior, teniendo en cuenta sus efectos sobre la salud y el confort en edificios inteligentes.
  • Incrementar los niveles de responsabilidad a asumir por contratistas, diseñadores, productores, constructores e instaladores.
  • Garantizar un diseño, funcionamiento y mantenimiento de los sistemas de construcción sólidos y que estén basados en el rendimiento, al tiempo que se mantiene una buena calidad del aire interior.
  • Cuantificar los resultados de los controles de la calidad del aire interior en materia de salud y el confort en lo que se refiere a la salud pública y a criterios económicos.

Referencias

¿Quieres saber más sobre Envira IOT?

Contactanos